El origen y la evolución del Diseño UX

Actualizado: 1 sept 2021

Valentina es Licenciada en Diseño gráfico, realizó una Maestría en Diseño editorial para dispositivos móviles en España, es docente en la FADU de la Licenciatura en Diseño de comunicación visual y trabaja en Thales Lab ayudando a emprendedores del rubro de la tecnología, a conectar con sus usuarios desde la experiencia.

Ella nos contó sobre el origen del diseño de experiencia de usuario hasta su evolución en la actualidad. Habló de que el diseño de experiencia tiene que ver con conectar con las personas que tenemos al lado a través de la empatía.

También nos comentó sobre algunos de los errores más comunes, como por ejemplo la tendencia a enfocarse siempre desde el lado de la empresa y no ponerse en los zapatos del usuario, o pensar que todos los usuarios van a responder de la misma forma o van a tener las mismas inquietudes… Para crear una buena experiencia necesitamos saber lo que el otro piensa, lo que le gusta y para eso tenemos que observar y preguntar.


Nos dejó varias herramientas para lograrlo, una de ellas es la empatía, que para Valentina se trata de entender profundamente lo que le hace feliz, lo que le entusiasma y lo que le molesta, a la otra persona, sin juzgarla e interesándose realmente por lo que está diciendo.


Nos dijo que tampoco es necesario salir a entrevistar a miles de personas, porque lo importante es la calidad de lo que nos digan, eso va a permitirnos identificar patrones de comportamiento.


Nos habló de que el rol de un diseñador de experiencias se trata de vehiculizar y sistematizar algunos procesos, para que los integrantes de la empresa se vinculen más con sus usuarios, hay que tener en cuenta que hay cosas de tu empresa que otro no puede hacer por vos.


Por otro lado, nos habló de que en turismo, la experiencia tiene un lugar muy importante, y observa que a veces cuesta interconectar las partes. Para lograr esto, abordó el tema “end to end customer experience” que propone que la experiencia que vive un usuario dentro de un proceso esté interconectada, pensada y trabajada de forma tal que el usuario siempre sienta que está conectado.


Pero no sólo falta tener experiencias más interconectadas, sino también mejorar mucho la calidad de los servicios, pensar que la persona va a vivir una experiencia con ellos.

Cuando uno va a un restaurante a comer, no sólo va pensando en la comida que le van a servir, va pensando en la iluminación del lugar, en cómo lo van a atender, qué música va a estar sonando, si puede conversar con quien lo acompañe….

Y no siempre va a buscar lo mismo, porque a veces va a querer comer rápido porque no tiene mucho tiempo, pero otras veces va a querer estar en un lugar más íntimo porque lo acompaña su pareja...


Para potenciar la experiencia y la calidad de los servicios turísticos, nos habló de un recurso gratuito, fácil de aplicar y muy gratificante: La sonrisa.